¿Cómo no dejar un proyecto botado?

emprender la de rojoDiariamente me encuentro con personas con excelentes ideas. Llegan a una sesión o a mis cursos con un entusiasmo enorme que hasta se contagia, desean hacer realidad un proyecto o negocio con el que siempre han soñado y afirman que por fin llegó el momento.  La parte triste es que la gran mayoría una vez que pasa la etapa de la adrenalina, lo dejan botado y con el tiempo lo vuelven a engavetar con los otros “si hubiera”.

Lucho cada día en contra de esos miedos o barreras que me impiden hacer cosas. Siempre pienso cuál sería el peor escenario y qué podría perder, si no suena tan trágico lo hago sin pensarlo, la vida es corta.

Hoy les comparto seis de mis prácticas para llevar a cabo los proyectos que han hecho que la única toalla que tire sea la del baño:

-Bautizá el proyecto: a veces las grandes ideas se ven frenadas por no encontrar el nombre perfecto. Esta es la muerte súbita de varios proyectos. Tomate el tiempo para escoger un nombre que te encante e identifique lo que deseás hacer. Uno sabe cuando es “el nombre”.

-Definí el éxito: el éxito es un término muy subjetivo, para algunos es plata para otros es tiempo y para unos cuantos reconocimiento. Definí tus parámetros de éxito en términos monetarios, condiciones u otros parámetros medibles.

-Hacé una lista con todo lo que necesitás: para entrar a trabajar en los detalles es fundamental tener un panorama completo. Si vas a necesitar abrir una sociedad anónima, hacer facturas electrónicas, desarrollar la imagen de la marca, comprar empaques, etc.

-Prepará tu oferta: es importante tener claro lo que vas a ofrecer, si son productos, servicios, ideas, obras y definir los precios de cada cosa, a menos de que sea un proyecto de voluntariado o de expresión artística. La cereza en el pastel es definir cómo vas a ser diferente al resto.

-Armá un cronograma: no todas las personas funcionan sin un jefe que las presione. Aquí tenés que jugar de tu propi@ jefe. En un excel o documento de word hace un plan semana a semana de los avances que debería tener tu proyecto. Aunque sea mínimo todas las semanas debés sentir que avanzaste. Pegalo en la pared y esforzate por cumplir las fechas.

-Escribí los 10 semanales: cada lunes me siento con una hoja y un lapicero a escribir diez cosas que quiero lograr o que tengo que hacer con respecto a mi negocio por más pequeños que sea. Duro 15 minutos y esto me da el norte de las prioridades de la semana. Los acciones o tareas sin cumplir se pasan para la siguiente semana. Una gran meta es el resultado de la suma de muchas pequeñas acciones.

En resumen empezar un proyecto es fácil, mantenerlo es solo para los que cruzan la línea del miedo. Si sos una de esas personas que quiere tirarse al agua y necesita ayuda escribime a paraladerojo@gmail.com ¿Quién dijo miedo?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s