Crónicas de Mr. Músculo

mr-musculo.pngEmpiezo diciendo que admito que he estado perdida, muy perdida para ser honesta. Por eso decidí escribir este artículo para que entiendan un poquito.

Algunas personas dejan el hogar de su familia desde temprana edad cuando empiezan la “U” o con su primer trabajo, otras a mediados de los veintes cuando se estabilizan económicamente y otras como yo a mis 32 años (semejante mamulona) hacemos un vuelo tardío por diferentes motivos. Despacio pero ahí vamos.

Antes mis días se trataban solo de trabajar y cuando salía de hacer alguna actividad divertida, los fines de semana de playa y descanso. Ahora en este nuevo rol de ama de casa muchas cosas han cambiado.

Siempre que pensaba en vivir sola me imaginaba con una copa de vino en la mano, hacienda fiestas incontrolables en mi casa y viviendo esa libertad desenfrenada. A pesar de que todo esto podría pasar ocasionalmente en esta corta experiencia he aprendido que la realidad es muuuuuuuyyyyy diferente.

Les comparto mis aprendizajes señora del hogar primeriza:

  • NUNCA, pongan atención, pero NUNCA todos los trastes están limpios. Es como si los hps se reprodujeran por minuto, yo lavo y lavo y siempre en el fregadero por lo menos queda un vaso. Ya hacer pasta no parece tan divertido cuando implica ensuciar una olla, un colador, cucharas de servir, plato, vaso, cubiertos, etc.
  • La vida es más complicada con tantos tipos de papeles higiénicos. La primera semana que me mudé a mi apartamento pasé como 20 minutos frente al estante de los papeles porque no tenía la menor idea de cuantas hojas, qué grosor u aroma debía escoger. 
  • Ya no como por mis antojos, sino según la fecha de caducidad. Al vivir sola mucha de la comida se pone mala muy rápido, entonces ahora a pesar de que tengo ganas de comerme una sopa, prefiero una pasta con queso para no tener que botarlo al día siguiente.
  • Cerrar la casa bien depende solo de mi. Nunca me había preocupado tanto de mi seguridad pensando en si cerré bien, si quedó todo apagado. 
  • En vez de ropa compro vasos, en vez de viajar me compré una refri y estoy ahorrando super emocionada para en 4 meses llegar a tener una cocina. Si para mi cumple me regalaran electrodomésticos sería la más feliz. 
  • Mis citas ahora son con Mr Músculo. Entre semana pasaba yendo a cenar a casas, en dates o restaurantes. Ahora me quedo varias noches a la semana al ritmo de “Despacito” barriendo, pasando el trapo y usando cuanto producto tengo para limpiar cada zona y artefacto. Los únicos músculos que veo son los de la etiqueta del desinfectante.

 Aunque esta lista suena a quejas y lloraderas, realmente puedo decirles que ha sido una experiencia increíble, he aprendido más de mi misma que en mucho tiempo y no hay nada mejor que estar en un espacio 100% a la medida de mis gustos, es cuestión de tiempo acomodarse. Me encantaría seguir escribiendo pero tengo que ir a sacar la basura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s