Estado civil: Viendo Netflix

Netflix.pngEscribo este artículo porque ya mi frustración no da para más. ¿Qué está pasando con el mundo? ¿será que ya no hay esperanza? ¿Tomar medidas tan extremas será muestra de resignación? Me imagino que hasta aquí no entienden nada, por eso voy a explicarles lo que me detonó.

Es verdad que la calle está dura, que cada día que pasa no nos hacemos más jóvenes (sino más viej@s y maños@s) que no hay opciones, que no se ve la luz al final del túnel, que esta sociedad promueve una recicladera con más entusiasmo que Green Peace, que la variedad de ciudadanos no es suficiente para satisfacer el mercado y todo eso que piensan l@s que tienen en pausa al amorsh, los futuros navidad sin ti en unas semanas.

A pesar de lo anterior, cuando yo me topo a una persona en sus veintes, treintas, digamos que hasta principios de sus cuarentas, solter@s sin importar el motivo y les pregunto qué van a hacer o hicieron el fin de semana en la noche, para mí es I N A U D I T O (amo esta palabra porque es fuerte) que contesten que se quedaron viendo Netflix.

Si bien Netflix es uno de los mejores inventos de los últimos años y todos lo amamos, qué clase de persona puede adoptar como parte de su rutina de sábado por la noche cambiar un baile, conversación o contacto humano por quedarse viendo series desenfrenadamente.

Los Netflixadictos dirán que no vale la pena ir a los mismos lugares y ver a la gente de siempre, que es ilógico gastar plata si la pasan mejor en las cobijas con una caja de pizza o si se alocan demasiado hasta con una copa de vino. Eso me hace pensar que para ellos salir significa estrictamente tratar de ligar o buscar esposo y si eso no sucede la noche fue un fracaso.

Hay que tener la mente positiva, ventearse un rato, escoger calidad de gente con la que uno la pasa bien en cualquier ambiente o circunstancia. Puede ser que secretamente siga con el deseo de ligar, pero si eso llegara a pasar hay que recibirlo como un extra.

Si ya no quiere los mismos lugares haga reuniones de amigos, váyase de paseo aunque sea adonde el vecino, visite la cantina de pueblo más cercana o mínimo haga un club de Netflix y ve las series en grupo.

Los únicos solteros a los que eximo de esto son; los que tuvieron una semana de trabajo de terror (pero ya el sábado sin excusas a la calle) cuando las condiciones climáticas no son favorables, tiene alguna enfermedad o al día siguiente tiene que madrugar de forma extrema.

No puedo negar que hay noches de noches y nuestro estado de ánimo no siempre es el mismo. Hay que admitir que es una lotería; inevitablemente algunas salidas van a ser patéticas y desastrosas pero otras l@ van a sorprender. Por otra parte, la ventaja es que ya no es como antes cuando había que salir corriendo a la hora de la novela o quedarse picad@ toda una semana hasta el siguiente capítulo.

Tranquilidad, su tele va a estar ahí a la espera sin importar a qué horas llegue y la mejor noticia es que el domingo tienen todo el día para compartir.

7 pasos para la rehabilitación

  • Lea muchas veces este artículo para recordad las razones por las que debe salir
  • Textee a alguien que l@ acompañe (ojalá con buena actitud)
  • Salga de la cobijas
  • Póngase un jeans y camisa negra
  • Peínese mientras sonríe frente al espejo
  • Maneje al lugar divertido más cercano
  • Trate de fingir que no está pensando en los personajes de la serie

¡Mucha suerte!

 

 

 

 

 

 

One Reply to “Estado civil: Viendo Netflix”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s