Un día en el Bazar


Ahora que empiezo a interesarme por el emprendedurismo con mi pequeño proyecto de libretas y separadores (que por cierto, están divinos… para cumplir con lo que dicen todas las mamás de sus hijos) tuve una experiencia en el mundo desconocido de los bazares. Los de verdad.

Según Wikipedia un bazar es un mercado, muchas veces cubierto, encontrado en culturas como la persa, hindú e islámica, análogo al árabe zoco. La palabra deriva de otra que significa “el lugar de los precios”.
Hasta hace un par de semanas ignoraba que dichos mercados habían llegado ya a nuestro continente y menos que se hacían en Costa Rica.

Hasta que un día a la esposa de un primo que vende joyas y conoce mi blog se le ocurrió ponerme en contacto con las organizadoras del Zoco Bazaar (uno de los más famosos de acá) para que yo pusiera mi humilde chinamito y la pulseara con mi proyecto.
No pasaron ni dos minutos de la conversación cuando pensé que sonaba divertido y era una buena idea. Sin dudarlo, acepté y este martes me fui al Hotel Sheraton con todos mis chunches, sin saber muy bien a lo que iba.
Llegué al hotel y me di cuenta que aquello, más que un mercado, es como una pequeña comunidad. En un salón había varios puestos de ropa, joyas, bufandas, carteras y, en otro, productos gourmet, galletas, salsas, quesos, aderezos, queques, más galletas y más queques.
Desde el primer momento, las muy amables organizadoras me ayudaron con todo, porque yo era “primeriza”. Más o menos me sentía como la canción de Like a Virgin”, en este ambiente de vendedoras expertas. Saqué mis libretitas y las acomodé bonito. Claro, no tenía el nivel de producción con exhibidores y demás que montan estas mujeres en cuestión de segundos.
Ya pasados unos minutos me empecé a dar cuenta que esto es todo un mundillo que uno ni conoce. La mayoría se saludaban entre ellas. Era una actividad multigeneracional porque veía entrar a la señora con la que parecía la hija y una bebé -seguro la nieta- y así habían varias. Por otro lado, los pocos hombres que había era porque acompañaban a alguna mujer, pero daban vueltas como “tontos sin mamá”. No sabían ni qué hacer los pobres.
Me empecé a relacionar con las compañeras de los puestos de al lado. Una me pedía que le viera el chinamo mientras iba por un café, luego me devolvía el favor. Otra era la sociable y llegaba a evangelizarme de sus productos, mientras que otras pasaban y me piropeaban los míos. Por supuesto, yo toda orgullosa hasta sacaba pecho.
A primera vista se puede analizar como un montón de mujeres gastando plata y hablando mucha paja con las que exponen sus productos, pero cuando uno se sienta a hablar con las expositoras o las organizadoras se da cuenta que varias estaban allí para darle sustento a su familia. Esa es su fuente principal de ingresos, o bien, decidieron crear un negocio para encontrar un poco de independencia financiera de sus maridos.
Eso para mí es muy admirable. Más cuando uno las veía sonreír al pasar frente a su mesa, sabiendo que por esas cuantas horas dejan atrás sus problemas.

Por supuesto, yo también me di una vueltita y la verdad encontré cosas bastante interesantes que normalmente no veo en las tiendas o en el súper: jalea de vino tinto, pantalones de Aladino, tiqueños de queso y pesto, entre otras curiosidades.
Iniciativas como esta me parece que son un ganar-ganar, porque es la manera de hacer compras navideñas en un ambiente bonito, cálido, variado, sin tanto molote y, al mismo tiempo, ayudan a este montón de mujeres a ser parte activa de la economía y poder hacer crecer sus pequeños negocios.

Con respecto a mis libretas debo admitir que no vendí mucho. Tal vez me pasó factura andar vineando para escribir este artículo. Pero creo que también es porque hay dos cosas que las mujeres no pueden resistir: las joyas y el dulce. Y de ambas, había muchísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s