¡Imagínense la cara de mi abuela si mi abuelo le hubiera dicho ‘cabra’!

abuela2

“Antes todo era más fácil”,  dice siempre la gente ya un poco entrada en años, como mi abuela. Rara vez concuerdo con este pensamiento tan retrógrado, pero en el tema de etiquetar a nuestra pareja hoy en día sí nos complicamos. 

Antes las personas se gustaban, conversaban, se ‘copaban’ y empezaban a jalar antes de haberse dado un beso. Cuando el hombre empezaba a visitar la casa ya eran novios por defecto hasta que se casaban o se convertían en exnovios. ¿Fácil, no?

Ahora la cosa cambió. Entre conocerse y jalar hay un sin número de definiciones que he ido coleccionando de expresiones de mis amigas, personas conocidas o que simplemente he oído por ahí. No lo dicen los libros de autoayuda, ¡lo grita la calle!

Empezamos con los ilegítimos:

– Amigo con derecho: pertenece al círculo de amigos, pero de forma muy extraña se le da más cariño que a los demás. Ataca en momentos de vulnerabilidad postruptura.

–  Reciclaje: individuo con el cual se tuvo algún tipo de contacto más allá de lo amistoso y se repite una semana, un mes o años después. La frecuencia puede variar según el caso.

–  Fijo: espécimen que nunca llega a ser novio, pero está siempre a una llamada de distancia.

– Zombie: aquel con el que se tuvo algún tipo de relación y reaparece entre las cenizas en el momento menos esperado, detonado por un recuerdo, foto en Facebook o puro aburrimiento. Siempre causa gran sorpresa.

– Surtidor/Cojetín: aquí se trata de pura química, siempre tiene sus brazos abiertos y normalmente es un rico o mínimo tiene muy buen cuerpo. Es a lo que vinimos y nada más.

De paso, todos los anteriores son negados públicamente.

Y seguimos con los más formalitos:

– Ligue: persona con la que saliste y como te gustó, lo seguiste viendo para probar si es material de novio. Esta es la prueba de fuego porque evoluciona a novio o chao.

– Novio: es un ligue que sobrevivió, pasó a segunda etapa y ya puede conocer a la familia, hacer planes a mediano plazo y hasta viajar con él.

– Cabra: esta es la definición de novia que usan muchos hombres ante sus amigos para que digan “¡qué hombre dejó a la cabra y se vino a tomar guaro!”

Al fin y al cabo mi abuela no estaba tan perdida, ¡antes todo era más fácil!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s