La del café VS la de la birra

cafe-vs-cerveza.png

Amo las conversaciones que salen de las reuniones grupales, cuando hay muchos puntos de vista y experiencias alrededor del tema. Una noche, el dilema existencial que acaparó nuestra mesa de amigas durante algunos minutos fue el de si es mejor ser la vieja del café o la de la birra.

Me imagino que estarán pensando “yo no funciono sin el café de la mañana” o “qué buena la birra artesanal”, pero no me refiero a la preferencia tan literal sobre alguna de estas bebidas, sino a lo que representa en el contexto de una primera cita o salida con un muchacho. Concéntrense, porque este es un tema serio.

“Si la primera vez me invita a ir por un café es un buen signo, porque quiere conocerme en un ambiente tranquilo”, decía una amiga muy orgullosa mientras todas las demás moralistas la veían muy dignas con cara de aprobación. Hasta ahí todo iba bien, hasta que se me ocurrió preguntar lo inimaginable; “¿Y si te invitan por una birra?”. Pasó casi un minuto de silencio para que mi amiga pudiera reaccionar y muy alarmada me dijo; “NUNCA HAY QUE SER LA DE LA BIRRA”.

 Para ella aceptar ir a tomarse una cerveza como primera salida, era sinónimo de fracaso extremo, que de una vez la bajaran de categoría y sinónimo de un gigante y colorido tatuaje en la frente de “mujer que no vale la pena”.

 La contundencia con la que aquella parte del grupo había separado los dos términos era casi como la división entre “el cielo y el infierno”. Me dio mucha risa pensar por qué era tan radical la cosa y como es de costumbre me di la tarea de investigar con el resto de la gente.

Algunos hombres me comentaban que ya sea ir por una birra o un café, en la primera cita no esperaban que pasara mucho más que hablar, entonces daba igual. Otros admitieron que la de la birra parecía estar más apuntaba al relajo y los últimos que son mis favoritos decían; “¿Qué clase de vago tiene tiempo de ir por un café?”.

Con respecto a las mujeres no todas creían que ir por una birra “manchara” su imagen desde el principio con el individuo, porque piensan que tiene la ventaja de contar con más tiempo de poder interactuar que en el cafecito que es una hora y va jalando. Además les parece que el tiempo de la noche es más valioso y las personas están más relajadas.

Al final las mujeres somos mujeres, entre café y birra apuesto que más de una secretamente sueña con algo que reúna lo mejor de los dos mundos, como una cenita en un lugar lindo.

Si algo he aprendido yo en esta vida es que la que es sueltica de rodillas lo es con café, birra, gaseosa, fresco de chan o hasta un vaso con agua. Ya si tiene problemas con el alcohol comprobados, no puede evitar tomarse todo el bar y sabe que siempre se le termina yendo hacia la zona sur central de su cuerpo, ¡Vaya por el café!

En mi opinión, sin importar la actividad o etiqueta que se le dé, uno puede ir por la birrita (con boca obvio) pero portarse como la del café o viceversa. En vez de hacerse tanto colocho mental al final es mejor concentrarse en pasar un momento agradable y dejar que fluya la situación.

¡Qué rico una birra bien fría!

 

 

 

2 Replies to “La del café VS la de la birra”

  1. “Si algo he aprendido yo en esta vida es que la que es sueltica de rodillas lo es con café, birra, gaseosa, fresco de chan o hasta un vaso con agua” xD
    Casi me atraganto con el café leyendo eso.
    Estoy de acuerdo con vos, sin importar qué se toma (o come) lo más importante es ese espacio de tiempo que ambos sacaron para compartir y disfrutar.
    ¡Me encantó el post!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s