La ley del embudo

Untitled presentation (1)Un día en la playa mientras me bañaba en el mar oía a un grupo de argentinos que no paraban de hacer bromas en doble sentido y molestarse los unos a los otros. Me hicieron mucha gracia por que me recordaron a mis propios amigos, con ese humor tan típico de los hombres latinos.

Eran como ocho y cuando me di cuenta estábamos en un círculo hablando como si nos conociéramos de toda la vida. Comentábamos de cuando estuve en Argentina, cuando uno de ellos estuvo en Costa Rica, de su pique con los chilenos y de la vida en general.

Estaba el clásico líder del grupo, el ligador, el que es súper caballeroso, el buena gente, el que hace bromas un toque pasadas y los que no hablan mucho, pero se ríen de las tonteras de los demás.

Pasamos de un tema a otro hasta que caímos en el inevitable tema de los hombres, las mujeres y las relaciones, si eran mejor los hombres peludos o los que se recortaban un poquito los pelos del pecho (bellos corporales para sonar más elegante…), a lo que yo voté que se los volaran y uno  de ellos defendía a muerte mantenerlos.

Seguimos hablando cuando uno dijo: “claro, como la ley del embudo”. Inmediatamente presentí que se venía algo bueno y cuándo le pregunté a qué se refería me dijo: “la más linda con el más ‘boludo’”. Me dio demasiada risa saber que en Argentina tienen sus propias teorías.

Les pedí a todos que ahondaran más en el tema porque claramente me interesaba y me explicaron lo frustrante que era ver a las más bonitas haciéndole caso a los más ‘pelotudos’ y, aún peor, jalando con ellos. Para efectos del diccionario: un ‘boludo’ es el slang argentino para decir tonto o necio, para ellos era un completo imbécil.

Pregunté si aplicaba también a la inversa de guapos con ‘boludas’ y me contestaron que por supuesto que no, porque sino no rimaría. Solo a mi se me ocurre preguntar semejante tontera…

Cuando me puse a pensar esta teoría, me di que en nuestro país existe esa misma creencia. Tal vez dicha en otras palabras pero con el mismo significado.

Así, continué mi investigación planteando posibles hipótesis:

  1. Esas bonitas tal vez eran ‘boludas’ también, porque la belleza no siempre viene con la inteligencia incluida.‘Boludo’ con ‘boluda’ la ecuación perfecta.
  2. La “boludez” es algo subjetivo y no porque ellos consideraran a alguien ‘boludo’ quiere decir que lo fuera.
  3. Realmente eran unos ‘boludos’, pero las bonitas estaban cansadas de los inteligentes que las trataban mal.
  4. Los que me contaron esto estaban picados y por eso etiquetaban de ‘boludos’ a los hombres que se robaban a las que les gustaban (chicos, si por alguna razón están leyendo, yo no pienso esto de ustedes, pero tenemos que descartar opciones)

En fin, cualquiera que sea la causa, según la ley del embudo, concluyo que si usted es ‘boludo’ y está soltero, ni se preocupe que va a terminar jalando con una bonita y si usted es bonita y tiene novio, vaya y asegúrese que no está jalando con un ‘boludo’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s